domingo, 26 de junio de 2011

EL NIÑO QUE JUEGA, CREA; PORQUE CREA, CRECE.


El contacto cotidiano con la naturaleza: árboles, flores, piedras, hojas, animales, viento, lluvia, sol... que conforman el entorno en el cual está inserto el niño, estimula la observación necesaria para la iniciación estética, la investigación y la creación.(alumnos de la sala de 5 años, jugando en el patio, armando una "fogata")

2 comentarios:

  1. ¡Qué placer ver a los niños disfrutando y aprendiendo a la vez! ¡Muy buen blog!

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS MARÍA TERESA, ME ALEGRA QUE ME ALIENTEN

    ResponderEliminar